Llamadme monstruo con corazón de pierda, pero mejor morir con la conciencia sucia que de hipotermia y golpe de rayo.

Seguidores

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Quiérete.




Como propósito de fin de año me he propuesto quererme a mi misma.
Para ello lo primero es hacer que dejen de importarte las personas que no valen nada.
Dejar a un lado a los fantoches, a los ladrones de sueños, a los farsantes, a las personas sin alma, y sin corazón... Dejar a toda esa gente que no es más que apariencia. Gente que no te aporta nada, gente con la que pierdes el tiempo.
Esa gente que tanto habla de que si has hecho tal o has hecho cual y no tienen ni la menor idea.
Y luego encima estamos nosotros intentando agradar a todo el mundo...
¿Qué sentido tiene?

Y después dejemos las tonterías a un lado y pensemos con la cabeza.
Queremos que nuestra vida sea interesante, maravillosa y llena de anécdotas que contar... ¿Pensais que vais a poder tener una vida así con gente vacía por dentro?
Ya sabéis esa frase de que esperamos toda la vida a que pase algo maravilloso, y lo único maravilloso que pasa es la vida.
Pues tengo un truco para saber la gente que sí merece estar en tu vida y la gente que no. Sal de fiesta, sal a tomar algo, reúnete con gente... Y si te sientes como un florero, si sientes que tus opiniones no las valoran, si la gente no te hace ni puñetero caso por mucho esfuerzo que pongas...
¡A TOMAR VIENTO Y A FREIR AMAPOLAS! A esa gente ni agua, ni chicha ni limoná.

Adios.