Llamadme monstruo con corazón de pierda, pero mejor morir con la conciencia sucia que de hipotermia y golpe de rayo.

Seguidores

sábado, 22 de octubre de 2011

Por fín apareciste Y

A veces nos preguntamos por qué lo buscamos... es muy fácil, lo buscamos porque sabemos que existe
existe ese alguien, que nos llame preciosa, pero que no nos parezca cursi,
aquella persona que rompa la monotonía en vez de unirse a ella, queremos que venga, de repente y nos diga:
"vámonos, perdámonos juntos durante unas horas"
Ese alguien que no haga siempre lo que queramos, pero que sí logre convencernos de hacer lo que él quiera, ese alguien que sepa que no quieres regalos un 14 de Febrero, si no que le quieres a él, esa persona que sea capaz de hacer que valga la pena levantarte, aquel que te seduzca con la mirada que respete tus gustos y tú los suyos.
Sabemos que existe alguien que está hecho para nosotros, el problema llega al no saber donde se encuentra, pero aquellas personas que luchan por ello y lo logran saben que vale la pena.

martes, 11 de octubre de 2011

Completamente distintos

El prototipo de chico fiestero y mujeriego. Típico tío de gimnasio, demasiado ocupado en su aspecto físico y en hacerle ver a los demás quién es Él. Fumador. Egocéntrico. Chulo. Vacilón. Creído. Busca peleas. Guapo. Irresistible.


Ella es una típica “niña” inteligente y devoradora de libros. Amante del cine, vive por y para sus amigos, quiere a sus padres y pasa del amor. Aunque a veces sueña con encontrar a un príncipe. Niña de papá con dinero y que no ha roto un plato en su vida.

Casualidad se podría decir que tuvieran amigos en común. Casualidad fue que se vieran en mitad de una calle solitaria. Casualidad es que ella fuera a una fiesta enfrente de la casa de él.
No son iguales. Pero se atraen. No harán las mismas cosas, ni tendrán nada en común. Pero acabarán juntos.
Él acabara convirtiéndose en un romántico y ella acabará con un cigarrillo en la mano. Irán al cine y pasarán noches viendo películas y comiendo palomitas y chocolate. Un día de fiesta y deportes extremos; y otro de sofá y libros.

¿Por qué los polos opuestos se atraen?

domingo, 9 de octubre de 2011

Go on

 Que sí. Que voy a pasar de todo aquello que me haga daño. Que pasaré de los tíos y de sus juegos de niños. ¡Que nosotras no somos sus juguetes de usar y tirar! Pasaré de los cometarios absurdos. De las críticas de personas que no saben de lo que hablan. Pasaré de perder el tiempo en defender lo indefendible. Me cansé de ser la buena de la película. Y de ser por buena, tonta. Ahora me toca ser mala. Me harté de gritar cuando nadie me escucha y de fingir sonreír cuando me apetece poner una cara de asco impresionante.
Ahora me toca cambiar. Me toca demostrar que no soy manipulable. Que no siempre soy una chica de risas y que también se hablar de temas serios.
Dejaré de pasarme horas delante de las musarañas y aprovecharé mi tiempo al máximo. Lograré ser más independiente de lo que ya soy e intentaré ser más cariñosa. Sacaré lo mejor y lo peor de mí misma y me centraré en mis putos problemas. Dejaré de ser el ángel de todo el mundo. Que arregla los problemas de otros pero a los suyos no les hace ningún caso y acaban convirtiéndose en un caos porque no tiene tiempo para ella.
A partir de ahora, querido mundo: VOY A DISFRUTAR


viernes, 7 de octubre de 2011

No hay marcha atrás

Hay momentos en la vida en que una sola decisión, en un solo instante, cambia irremediablemente el curso de las cosas. Cuando decides quererlo o no quererlo, cuando decides tirar para adelante, cuando decides mentir, traicionar, ocultar o cruzar la línea. Esa décima de segundo podrá hacer girar todo al lado oscuro, o inundarlo de luz… Podrá llevarte al cielo o al infierno.
Pero siempre será un lugar desde el cual NO PODRÁS volver atrás.

miércoles, 5 de octubre de 2011

SALTA!

Quizás mañana me arrepienta. Tal vez llore mucho por esto. ¿Pero qué más da? La vida sin riego no es vida. Aunque tengas que tirarte por un precipicio hazlo riendo. He aprendido que en la vida es más divertido ser idiota. Y no pensarlo, actuar sin más. SALTA. Llorarás luego tal vez, ¡pero salta! No importan los golpes, ni las heridas, ya se curarán. De momento saborea la elección. Y aunque a la larga te des cuenta de que te has equivocado, ahora es lo mejor que podías elegir. 

Y tú ¿Qué eliges? reír o llorar, vivir o sufrir.

lunes, 3 de octubre de 2011

Bla bla bla


Dicen que al mal tiempo buena cara, que después de la tormenta siempre llega la calma, pero que al fin y al cabo las cosas nunca cambian. Que todo lo que sube baja, pero que agua que pasa no mueve molinos. También dicen que todo el mundo merece una segunda oportunidad, pero que segundas partes nunca fueron buenas; que quien tiene boca se equivoca y que rectificar es de sabios. Que querer es poder y hace más quien quiere que quien puede, pero que quien todo lo quiere todo lo pierde, además que de donde no hay no se puede sacar. Que quien no arriesga no gana, que quien la sigue la consigue. Que no por mucho madrugar amanece más temprano, pero que a quien madruga Dios le ayuda. Que si te pica te rascas, que todo lo que escuece cura. Que no hay mas ciego que el que no quiere ver, que a palabras necias oídos sordos pero que a buen entendedor pocas palabras bastan. Que la confianza da asco. Y que quien no corre vuela, que ya se sabe que las apariencias engañan y por supuesto que no es oro todo lo que reluce. Y mira que quieres que te diga si quien avisa no es traidor, que si te he visto no me acuerdo, y que a rey muerto rey puesto. Que más vale solo que mal acompañado si, ¡dicen muchas cosas!

sábado, 1 de octubre de 2011

El que espera desespera, salvo nosotros

Dicen que octubre es el mes de otoño. El mes en el que los árboles se quedan desnudos ante la mirada de todos. En el que con las hojas caídas, ahí en el suelo tiradas, siempre se puede jugar. En el que los días de lluvia hacen que todo siga igual. Que no cambie absolutamente nada. Nada, salvo las personas que estén bajo ese otoño florecido, ese que del marrón llegó a pasar al amarillo y finalmente al verde azulado. En el que hay tiempo para esperar a que llegue la próxima estación.
Parece un sueño que estemos en otoño, un sueño tan grande que hasta podríamos llamarlo primavera. Podríamos.
Yo digo que mientras tanto, disfrutemos de nuestro otoño floreado. Ya que no se ven muchos como este, pero que a lo mejor, dentro de un año, quizás volvamos a disfrutar de su compañía. 

Te seguiré queriendo por la mañana.