Llamadme monstruo con corazón de pierda, pero mejor morir con la conciencia sucia que de hipotermia y golpe de rayo.

Seguidores

lunes, 16 de noviembre de 2015

Impulsos y frustración


Es verdad. Es cierto. 
Cuanto más cosas tengo en la cabeza, menos ropa quiero tener encima. 
Y bien... ¿Que quieres decir con esto? 
No quiero decir nada en especial; solo que las personas como yo, nos desquitamos de los sentimientos de la cabeza y las convertimos en emociones y reacciones del cuerpo como método de defensa.
Como cuando el camaleón cambia de color, por miedo a ser devorado por sus depredadores.

**
Bueno, bueno...
Y qué. Nadie llega a destrozar mi puta barrera. Me muevo por impulsos. Pero nunca por ningún sentimiento más allá de eso. De impulsos
Básicamente, hago lo que me viene en gana en ese preciso momento, sin llegar a pensar a dónde llegaré con mis actuaciones. No lo pienso ni antes, ni después. No me importa. 

Conozco gente que reúne muchas fuerzas, muchas ganas.. Pero no llegan a abrir ese paso que yo necesito. 
¿Y que hago? Frustrada por todos esos impulsos; termino en la habitación mas deshabitada, más destartalada y más rota que encuentro, y la intento llenar con mis ganas. Ya sabeis... Con la menor ropa posible.


4 comentarios:

  1. Lo importante son las ganas!!, el resto viene solo, un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Te sigo guapa y cuándo tenga un ratito me vuelvo a leerte!

    Un besito

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar